Qué bueno es compartir

comiendo mesa

¿Para qué tener algo ocioso si puedes compartirlo y obtener beneficios interesantes?

Seguro que ya has oído hablar de economía compartida y el éxito que han tenido muchas empresas que conviven bajo sus preceptos. Para explicarlo en pocas palabras y de manera sencilla, es un sistema económico en el que se comparten los bienes y servicios con el objeto de obtener algún beneficio y es posible gracias a internet. La red es aprovechada usando comunidades que se congregan en un sitio en el que se apilan datos de una enorme cantidad de participantes dispuestos a compartir lo que poseen, por otro lado hay un grupo de participantes que están dispuestos a servirse de esta oferta para satisfacer sus necesidades. Así por ejemplo, tienes un apartamento de 2 habitaciones y solo usas una, la otra puedes ofrecerla en alquiler a un precio mucho menor que cualquier otro servicio de hospedaje y podrás agregarle los servicios que consideres que puedes cumplir, como comida o cualquier otro. Ofreces una opción al viajero y a cambio obtienes dinero adicional.

No es una cosa nueva, lo innovador es la forma masiva de hacerlo, para seguir con el mismo ejemplo, antes podías hacerlo. Alquilabas un departamento de dos habitaciones y luego colocabas un aviso en los clasificados para buscar a alguien que compartiera el departamento contigo y pagara una parte de la renta. Eso no es legal, no puedes sub arrendar; pero la gente no puede pagar la renta completa, toma el departamento en alquiler y luego busca con quien compartir. Incluso los más ladinos alquilaban en 800 euros y luego buscaban a alguien que les pagara 500 por compartir la habitación, así solo pagarían 300 y la carga mayor era para la otra persona, se sigue haciendo.

Pero ahora gracias a plataformas como AirBnb, han hecho de este modelo un negocio mundial, en donde se puede rentar desde una sala para dormir en un simple colchón en el piso hasta un castillo. Para ello tiene un sitio que les brinda a oferentes y demandantes, la posibilidad de hacer un trato seguro, planificado, barato y rápido. Y hay mucho mercado para eso.

habitacion

Es un modelo de uso eficiente de los recursos, que son escasos. Su  impacto es enorme, por un lado este tipo de modelo beneficia a personas que buscan ingresos extras y por otro, opciones baratas y rápidas a quienes no pueden acceder a servicios tradicionales. Las empresas formales terminan teniendo problemas porque ven disminuida su demanda y se las llevan quienes ni siquiera pagan impuestos por la actividad empresarial que realizan, además de no tener que cumplir con la enorme cantidad de normas que deben cumplir para operar. Eso termina convirtiéndose en una forma de negocio que deja grandes ganancias a estos sitios en internet; pero la economía tradicional se convierte en un caos.

Haga es siguiente ejercicio, piense que una ciudad comienza a dejar de tener hoteles y restaurantes abiertos porque los demandantes de estos servicios usan este modelo de economía colaborativa y comen en casas y se hospedan en departamentos. Los hoteles y restaurantes que pagaban impuestos para que los servicios básicos de la ciudad funcionaran ya no lo harán y ¿Qué crees que pasará con esos servicios? ¿Qué pasará con el nivel de vida que tienes en este momento? Sabes que si no hay impuestos la ciudad se viene abajo. Hasta ahora el comportamiento indica que las alarmas están encendidas, algunas ciudades como Nueva York, Los Ángeles, por citar algunas en Estados Unidos han emprendido demandas en contra de empresas de este tipo, eso sin hablar de las protestas que a lo largo del mundo se han realizado en contra de UBER, con sus servicios de taxis.

Para las empresas que hacen la intermediación o que fomentan el mercado; es decir, estos sitios de internet, es un negocio muy rentable. Pero imagina que eres un taxista que paga un monto a la municipalidad para poder trabajar como taxista, que necesitas un examen especial para poder prestar ese servicio y de pronto aparece un taxista que compite contigo en la misma ciudad y no paga los impuestos que tú debes pagar y cobra por el servicio lo mismo que tú, solo paga un porcentaje del servicio a UBER u otro sitio que funcione como plataforma para el negocio ¿Qué pensarías? ¿Seguirías pagando el impuesto? ¿Harías tu negocio de la manera formal actual o migrarías al modelo de economía colaborativa? Después de unos años, tendrás que viajar por carreteras llenas de huecos, porque la municipalidad no podrá darle el mantenimiento debido a que no tiene el insumo mágico, el pago de tus impuestos.

taxi

Si crees que es una exageración pensar de esta forma, solo voy a mostrarte unas cifras. Pero antes debo aclarar que el modelo de economía colaborativa ofrece muy buenos incentivos y todo el que hace negocio es movido por ellos, de modo que si los incentivos (beneficios) son buenos mucha más gente migrará a ese modelo que se los brinda.

El MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) estima un potencial del movimiento de la economía colaborativa de 82.000 millones de euros. Actualmente está según sus investigaciones en los 26.000 millones. Por otro lado los particulares que participan en este mercado, según Forbes, está sobre los 2.580 millones de euros. La economía colaborativa lleva implícita una evolución objeto de estudio, para adecuarla y regularla. Esto va enmarcado en las nuevas tecnologías, cerrarse a ella es negar la realidad

Después de todo, los gastos por vivir con la calidad que tenemos en nuestra ciudad los distribuimos entre todos, eso incluye empresas y ciudadanos. Las cargas impositivas de los ciudadanos son menores si la actividad empresarial es prolífica, en caso que no lo sea, que existan pocas empresas, ya saben quienes deben pagar la cuenta.